Prueba arranque eléctrico TRRS One Raga Racing 300

¿Qué puedo ganar o perder optando por una versión de arranque eléctrico? Desgranamos todos sus «pros» y «contras» en esta prueba a fondo

autor: DAVID QUER

autor: DAVID QUER

Cofundador de Trialworld. Monitor en Trialworld School. Más de 20 años como experto de trial en medios del motor especializados.

A día de hoy prácticamente ningún aficionado es capaz de exprimir todo el jugo de la mecánica de una moto de trial, ni tampoco aprovechar los múltiples ajustes de las suspensiones, ni tan siquiera jugar con la electrónica para personalizar la moto. 

Por todo esto, la evolución técnica en lo que a búsqueda de más rendimiento se refiere, está, en cierta medida, estancado en todo el sector. Sin embargo, nos agrada encontrar evoluciones técnicas que completen dicho rendimiento con más comodidad para el piloto, como el arranque eléctrico que nos ocupa. 

La consolidación de este componente favorece que los aficionados con mayor edad, lesiones o peor estado físico, puedan disfrutar con más garantías de la moto, sin tener que renunciar a ningunas prestaciones. 

En esta prueba nos hemos centrado en la TRRS One RR 2020 con arranque eléctrico, pero este componente también se ofrece en las versiones GOLD y One R. 

diferencias trrs one rr arranque eléctrico

TRRS ONE RR ARRANQUE

TRRS ONE RR ESTÁNDAR

el arranque eléctrico de la trrs

Hasta hace unos años era impensable pensar que una moto de trial podría llevar arranque eléctrico. En un mercado cuyo contexto es de sempiterna lucha por rebaja de peso y el minimalismo técnico, pensar en un componente que modifica la estética del cárter y necesita una batería para funcionar, podría parece una utopía.

Nada más lejos de la realidad. El usuario demanda tecnología, facilidad de uso y recursos que sean resolutivos en la montaña. Y por tanto, el arranque eléctrico es un bien preciado, especialmente si estás en un apuro.

Jordi Tarrés dijo en 2019: “creo ciegamente en este proyecto”.

El reto exigió modificar el motor de la TRRS, introduciendo un nuevo cárter, nuevo cigüeñal y un nuevo volante magnético con su tapa.
En sus entrañas, funciona con un sistema de rodamiento bañado en aceite. Se ha trabajado en llegar a una óptima desmultiplicación de engranajes, accionado por un potente motor MITSUBA SM18 de 500W junto a una batería Ion-Litio de tan solo 400 gramos ubicada detrás del faro delantero.

Todo ello representa un peso final algo inferior a los dos kilos respecto al modelo homónimo sin arranque eléctrico.

motor TRS Motorcycles arranque electrico
Esquema de la composición del arranque eléctrico
La batería está detrás del faro y pesa tan solo 400 gramos

lo que debes saber del arranque eléctrico

1) El peso. Este es un aspecto que se ha pensado mucho en la moto, y se nota. La batería va detrás del faro (400 gramos) y se compensa con una horquilla de aluminio en vez de acero. Por tanto, poco se aprecia en términos de peso. El resto del sistema está en un punto de la moto muy centrado y bajo, por lo que dinámicamente tampoco te condiciona. Con todo, estamos hablando de unos dos kilos extra respecto al modelo estándar, algo relativamente bajo si tenemos en cuenta que se mantiene por debajo de los 70 kilos.

2) La exposición a golpes. En este caso, el sistema está bastante bien integrado y resuelto sobre el bloque motor. No sale de la línea del bastidor y las calidades son muy buenas, de forma que no comprometemos la mecánica más de la cuenta en caso de caída.

3) Carga de la batería. Aunque es una batería pequeña y podríamos quedarmos sin carga en caso de intentos excesivos de puesta en marcha, el punto positivo es que se recarga de forma dinámica. Es decir, disponemos del arranque a patada como emergencia y una vez en marcha, la batería vuelve a coger carga.

4) Si tienes una TRRS sin arranque y quieres poner este extra, no puedes a priori, ya que implica una modificación profunda del motor, incluyendo cárteres, por lo que la decisión debes tomarla de forma previa. 

¿merece la pena el arranque eléctrico en trial?

En primer lugar nos centramos en la puesta en marcha. El sistema de arranque eléctrico ha obligado a reposicionar el grifo de combustible (con acierto) en la ventana trasera de su bastidor. Eso sí, ahora no tenemos posición de reserva, solo abierto o cerrado. Más inaccesible nos queda el estárter del Keihin, que con todo el kit de arranque a su lado acaba resultando algo incómodo de acceder para quitarlo.

Sobre el arranque, su funcionamiento y rendimiento es fantástico. No sabes lo incómodo que es el hecho de estar arrancando la moto el rato en las zonas hasta que pruebas este dispositivo. Extras como este abre el acceso de nuevos clientes y, por supuesto, contribuye a que los de mayor edad reciban facilidades para maniobrar en montaña. ¡Gran invento! 

Como único apunte, probablemente habría sido interesante que para mover el motor de arranque fuera necesario tener el embrague accionado. Ahora, si la moto tiene una marcha engranada, puedes accionar el botón sin embrague y llevarte un susto.

Nuestra opinión, tras las prueba, es que se trata de un extra interesante para todos los públicos, ya que la diferencia de peso es prácticamente imperceptible para un aficionado medio gracias al buen reparto de pesos. Recordad que el tren delantero recibe ahora una horquilla con barras de aluminio, por lo que a pesar incluso de la batería, el modelo con arranque es más ligero de delante que la estándar.  

No nos cabe duda que pronto lo veremos en buena parte del mercado como un “commoditie” muy apreciado. Durante la prueba hemos comparado con otra TRRS sin arranque y, echando cuentas, durante una mañana de trial, si haces zonas, puedes llegar a arrancar la moto más de 40 veces, por lo que hacerlo con un botón simplifica mucho.

Otro detalle que no hemos podido cuantificar con más precisión es el ahorro de combustible. Mientras que sin el arranque intentas mantener la moto arrancada la mayoría de los tiempos de espera, con el arranque eléctrico tiendes a parar la moto prácticamente siempre. Básicamente se traduce en que para una misma mañana de trial, tiendes a tener el motor menos horas arrancado. 

"cuando olvidas los prejuicios y te centras en probar el rendimiento de la moto, con el plus de comodidad del arranque y su gran reparto de pesos, caes en la cuenta que estamos ante un "extra" lógico que debería estar consolidado en todos los modelos del mercado."

Lo mejor

A mejorar

FICHA TÉCNICA TRRS ONE Rr arranque eléctrico

  • Cilindradas: 250-280-300cc
  • Motor: 2 tiempos monocilíndrico 
  • Alimentación: carburador Keihin PWK
  • Caja de cambios: 5 velocidades
  • Peso: 69kg
  • Precio: 7.799 €
  • Neumático delantero: Michelin X11
  • Neumático trasero: Michelin X11
  • Frenos: Braktec, con discos 185mm y 150mm
  • Suspensión delatera: Tech 39mm
  • Suspensión trasera: Reiger 2 vías
  • Chasis: Aluminio 
  • Arranque: eléctrico
  • Capacidad combustible: 2,5 litros
  • Capacidad aceite motor: 350cc
  • Bujía: NGK-R BPMR6A

¿Te ha gustado? Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email